La historia de una joya: Cuarto Capítulo: La Isla.

Esta es la cuarta parte de La historia de una joya , si quieres leer las otras partes sigue el tag #lahistoriadeunajoya

La neblina les permitió remar sin ser vistos, sabían que en algún momento en el barco se darían cuenta de que tanto bote como nena faltaban. No entenderán cómo una niña tan pequeña podría bajar un bote sola de un barco y remar sola hasta la isla.

Chen sabía que corrían gran peligro los dos, pero probablemente la madre de Angela también, podrían pensar que había sido su cómplice.

Chien estaba bien alerta, sabía que los piratas en cualquier momento podían bajar el segundo bote y dar persecución, pensando que la niña sola no iría muy lejos.

No desembarcaron directo en la playa, Chien remó alrededor de la playa hasta encontrar un único punto donde el río bajaba hacia el mar, ahí en la orilla había rocas grandes enredadas entre varios árboles que sus raíces entraban en el agua de los dos, ahí, se le ofrecía el único lugar donde esconder el bote de los ojos de los piratas.

Ya en la arena Angela comenzó a observar todo, tratando de acordarse de su otra vida en la que ya había estado ahí.

Decidieron seguir el rio camino arriba.

Sin avisar se soltó un aguacero, cosa que Chien agradeció, aunque les hacía sus movimientos más lentos, llovía tan fuerte que rastrear sus huellas sería casi imposible.

Aún así, a cada ratito Chien volteaba para asegurarse de que no los seguían.

La subida no era fácil, a veces para poder seguir tenían que alejarse del rio tratando de abrirse paso entre la maleza del bosque.

Otras veces tenían que atravesar el rio en zonas que no estaban muy profundas, pero el piso estaba resbaloso y el agua tenía tanta fuerza que Chien tenía que sostenerse así mismo y a Angela.

Iban caminando entre los árboles y la maleza, resguardados del sol y de los ojos de otros, cuando de repente Angela se quedó parada mirando a un punto a unos metros de ellos.

“¿Qué pasa?”, le preguntó Chien

Esa piedra, ¿la ves?”, dijo señalando con una manita, “Significa algo… pienso que es una marca… pienso que necesitamos acercarnos a ella”.

No tenemos más claves que esa, así que vamos

Así lo hicieron, cambiaron un poco el rumbo y comenzaron a abrirse camino hacia ella.

La piedra, parecía aparentemente ser la única a su alrededor, era más alta que Angela y Chien puestos en torrecita.

En ella había muchos símbolos grabados, parecía que alguien la hubiera puesto ahí. Angela que era rápida en observar cosas, comenzó a mover rápido los ojos de símbolo a símbolo.

¡Lo tengo!”, exclamó volteándose hacia Chien y agarrándose de su camisa.

¿Es para nosotros?”, preguntó Chien con los ojos abiertos como platos.

¡Sí! Mira… ¿ves este símbolo?” dijo la nena poniendo la mano izquierda bajo el jeroglífico, “si lo colocas junto con este otro luego este otro… finalmente este”, dijo la nena mientras su otra mano iba colocándose en los símbolos, “…se hace una cascada, la ves?”.

Chien se inclinó hacia la piedra y en su mente unió las dos piezas que la pequeña le indicaba, hasta que en su mente apareció, no la imagen de los dos símbolos unidos, sino una cascada enorme que chorreaba un agua espumeante de manera imponente.

Este otro símbolo, junto con estos tres más, hacen un círculo imperfecto… con un punto azul en el centro”, continuó analizando la chiquitina.

¡Aquí!”, exclamó Chien emocionado, “atrás del símbolo de la cascada, comienza una línea, si la unes a esta que sobresale del círculo…“, dijo uniendo las líneas con los dedos índice de sus manos.

En la mente de los dos aventureros pudieron observar la boca de una cueva a la izquierda, mientras que a la derecha caía una cortina de agua y neblina.

¡La Cueva!”, murmuraron los dos mirándose a los ojos, que cabe decir tenían bien abiertos ya para ese momento.

¿Qué piensas que indican estas líneas?”, los dos comenzaron a tratar de unir las piezas que quedaban sueltas aún en su mente, eran los símbolos más complicados, no daban sentido de dos en dos.

Tal vez, es una sola pieza”, dijo Angela después de un rato de adivinanzas.

Así estuvieron entre los dos tratando de armar la pieza, entre murmullos y miradas hacia atrás, hasta que por fin en la mente de los dos se abrió un camino hacia la derecha de la piedra.

Se miraron satisfechos y con una sonrisa en los labios, echaron nuevamente a andar. Durante la caminata, en su mente se comenzaba a abrir el siguiente camino que tenían que seguir.

Caminaron muchas horas, a veces entre los árboles, a veces entre campos de hierva o flores. Se paraban sólo bajo la sombra y el resguardo de los árboles.

Así iban caminando, cuando de pronto a Angela se le sumió el pie derecho, casi haciéndola caer, pegó un grito, del cual varias aves tomaron vuelo.

Chien iba cerquita de la nena, miró hacia su pierna, “no te muevas”, le ordenó firme, “estás dentro de un nido de una serpiente”.

Muy lentamente se agachó con el brazo derecho extendido acercándose a la pierna de la niña, que tenía a la serpiente enrollada… “Zas”, movió la mano tan rápido hacia la cabeza al animal que se había puesto en alerta, pero aún no estaba atacando.

La serpiente atacó con la misma rapidez, Chien alcanzó a aprenderla, pero rozó uno de los dientes del animal.

Chien, con toda la fuerza que tenía en el alma, se controló y no dejó caer a la serpiente, sino que la aventó lo más lejos que pudo de donde estaban.

Inmediatamente Angela tomó su mano y comenzó a extraerle el veneno de la serpiente con la boca y a escupirlo.

Retrocedieron unos pasos hasta un arroyo que habían pasado, donde limpiaron la herida y la vendaron con un trozo de tela del delantal de Angela.

No podemos hacer más”, dijo Chien viendo la carita de Angela que se comenzaba a llenar de lágrimas, “Vamos a seguir, tal vez la piedra…“, los dos tragaron saliva, asintieron con la cabeza y con un brillo en los ojos de decisión continuaron a paso firme su aventura.

continuará….

para tí, de

¿Te gustó la historia? Me encantaría saber qué piensas, qué te ha gustado, qué cambiarías y si tienes otros comentarios.

¡No se te olvide darle un like!

Escríbeme tus comentarios bajo el blog, mándame un correo a federicamiross@outlook.com o ponte en contacto vía Instagram, Facebook o Pinterest @federicamiross

Procesando…
Felicidades! Estás en mi lista.

Créditos

Otra vez le agradezco a Bgm94 por sus excelentes clases de cómo dibujar muñequitos, continúo mi curso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .