La historia de una joya: Tercer Capítulo: La pirámide

Esta es la tercera parte de mi historia nueva, si quieres leer las otras historias sigue el #lahistoriadeunajoya

Tus ojos son iguales”, dijo la nena para sorpresa de Chien, después de observar cada detalle de su cara, “tu sonrisa se fue y tu cara refleja mucho dolor. ¿Cuál es tu nombre ahora?

Chien, ¿y el tuyo?

Angela, como mi abuela

¿Qué quieres decir conque me veo diferente?”, el tono de sorpresa se notaba en su voz, “No recuerdo haberte visto antes”.

“¿No me recuerdas? Acordamos encontrarnos aquí para ir junto a la gran aventura

Sinceramente, no. ¿Cuándo nos vimos?

La última vez que estuvimos en la cueva…

¿Qué cueva?

¡En verdad no recuerdas nada!

…p…po…por favor refréscame la memoria

… cielos… eres un hombre viejo con mala memoria ahora…

En nuestra última aventura… bueno… cuando estábamos en el otro nivel… ¿Recuerdas el otro nivel?”, Chien estaba totalmente confundido ahora, “¿Sabes sobre los niveles?”, en las facciones de Chien, Angela pudo leer que Chien no sabía nada de lo que le hablaba, suspiró.

Por unos minutos el silencio se hizo escuchar, la cabeza de Chien estaba muy perdida.

Sus ojos se abrieron ampliamente, de repente recordó algo que su viejo le dijo.

Hubo una vez cuando su comunidad creía en la pirámide de la energía. Cada nivel presentaba un reto que tenía que ser conquistado por las almas. Estas almas eran la fuerza del mundo, porque una parte de ese esfuerzo era dado a la tierra, para que el sol pudiera brillar y girar.

Cada alma tenía que cumplir el desafío que el destino les daba para poder pasar de un nivel al otro. Cada alma, antes de venir a la tierra, podía escoger el reto que quería vivir, dependiendo cuánta energía estaba faltando en sus almas para llegar hasta la punta de la pirámide.

El último nivel era la cumbre, donde el destino de las almas era ser ángeles y apoyar las emociones de las personas que tenían almas en lucha, dependiendo de su nivel.

Nunca pensé que fuera verdad”, dijo en voz alta. Angela lo vio sorprendido, “¿Me estás diciendo que la pirámide de energía es real?

Claro que es verdad, pero no es real como tú sabes “real” , no es algo que puedas tocar. Es algo que está dentro del alma de cada uno de nosotros

¿Cuántos niveles existen? ¿En qué nivel estamos tú y yo?

Hay 11 niveles, nosotros estamos en el último nivel. Tenemos un reto enorme, la última vez no sobrevivimos, él, el tiempo, nos venció”.

Cuando estuvimos a punto de morir, decidimos que nos encontraríamos nuevamente cuando la vida diera un turno inesperado. Yo sabía que te encontraría aquí, mi vida está de pronto de cabeza.

Mi madre fue vendida a los piratas, mi abuelo les debía mucho dinero, no les podía pagar, les dio a mi madre en su lugar, y, obviamente, yo vengo con ella. ¿Qué pasó contigo?

Decidí volver a casa. Hace 15 años me vine a buscar una vida mejor, que nunca he encontrado. ¿Cómo te explicas que no nos encontráramos entonces?

yo estaba esperando la vida correcta que me traería hasta ti en el momento correcto, tú me dijiste qué tipo de vida escogerías, así que tuve que precisar este encuentro, lo más que pudiera.”

Si estábamos destinados a estar juntos, ¿Cómo es que tuviste que escoger el momento correcto?

Muy simple, somos un alma que fue separada; necesitamos ayuda del destino para encontrarnos el uno al otro, puede ser que haya fragmentos de nuestra alma que nos estén engañando para encontrar el camino hasta el otro”.

El silencio volvió a aparecer en el cuarto, ambos tenían cosas que pensar.

Entonces, ¿Cuál es nuestra aventura?”, preguntó finalmente Chien.

Tenemos que encontrar la piedra

¿Qué piedra?

Esa es una muy buena pregunta. Lo único que recuerdo es que es muy importante, eso fue antes de morir…

¿Cómo es posible que tú recuerdes tu otra vida y yo no?

“Porque yo estoy más cerca al momento en que me solté de la pirámide, tú perdiste tus ideales por la influencia de otros... En otras palabras cuando dejaste de ser niño

¿Qué sigue?

Necesitamos llegar a la cueva otra vez.

¿Cómo vamos a hacer eso? Yo no tengo dinero y tú tienes qué, ¿10?

Tenemos que confiar en el destino”, terminó Angela.

De pronto se escuchó una voz que llamaba “¡Angela! ¿Dónde estás cariño?”, La nena corrió hacia cubierta mandándole un beso al aire a su ángel.

Chien volvió a su barril, sintiéndose más seguro. De vez en cuando bajaba alguien por comida, aún no lo descubrían, rezar y pensar sobre su conversación con Angela era lo que lo entretenía.

Varios días después apareció Angela llamándolo. Se abrazó de Chien y así se quedó mucho tiempo. Chien sintió como la protección de esta nena de cabellos rubios estaba en sus manos.

En el tiempo que siguió en su travesía, Angela y Chien platicaban todos los días, de sus planes, tratando de enmascarar el misterio de la piedra, jungando, disfrutándose el uno al otro, reconstruyendo su amistad.

Un día Angela llegó repitiendo las palabras del capitán “Vamos a parar en tierra y he reconocido la isla Chien”, ahí es donde la aventura estaba por empezar.

Chien y Angela comenzaron a hacer planes de cómo salir de su escondite sin que lo vieran y como bajar los dos del barco sin que los vieran o los siguieran.

Después de mucho planear y sentirse como que estaban dejando mucho al destino

Llegó el día, Angela una noche fue con una linterna en una mano y otra mano llena de provisiones.

Salieron cuidadosa y sigilosamente del escondite de Chien a cubierta, por donde usaron las sombras que la luna provocaba sobre el mástil, barriles y demás en cubierta.

Llegaron hasta uno de los dos botes con los que contaba la tripulación para hacer viajes a tierra y se quedaron quietos en él.

Varias veces pasó la tripulación de la noche por donde estaban escondidos, pero no los descubrieron por que el bote estaba cubierto por una manta. Ya lo habían colgado de lado, listo para bajar al capitán hasta tierra firme.

Cuando comenzó el movimiento de cambio de tripulación, los dos con mucho cuidado bajaron el bote hasta el agua y Chien comenzó a remar bajo la sombra del barco y una niebla densa que estaba esparcida por el mar ocultándolos. Chien se dio cuenta de lo atroz que sonaba todo, él era un polizón que se había robado un bote y una niña de 10 años, pertenencias de un barco pirata, sabía cuál podía ser su destino si lo atrapaban.

continuará….

Para tí, de

¿Te gustó la historia? Me encantaría saber qué piensas, qué te ha gustado, qué cambiarías y si tienes otros comentarios.

¡No se te olvide darle un like!

Escríbeme tus comentarios bajo el blog, mándame un correo a federicamiross@outlook.com o ponte en contacto vía Instagram, Facebook o Pinterest @federicamiross

Procesando…
Felicidades! Estás en mi lista.

Créditos

Otra vez le agradezco a Bgm94 por sus excelentes clases de cómo dibujar muñequitos, continúo mi curso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .