La ciudad Navideña

Un poco de historia. Mi familia es fanática de lego. Desde pequeño Ste armó Legos, mis hijos heredaron ese fanatismo clásico de las personas que arman lego desde pequeños.

En Alemania una de las tradiciones que más me gustan es el calendario de Adviento (Advenzkalender).

Cada día, a partir del primero de diciembre se abre una puertecita para hacer el conteo regresivo hasta la Noche Buena. Típicamente los niños reciben un calendario, con puertas o saquitos dentro de los cuales, hay un chocolate, un dicho o de plano un pequeño juguete.

Obviamente mis hijos reciben cada año uno.

Los primeros años fueron saquitos, que yo misma cocí, rellenos de cosas útiles, como juguetitos, o calcetines y así.

Cuando comenzaron a ser más grandes se me hizo más difícil encontrar qué regalarles, uno puede llenar los saquitos de muchas cosas pequeñas que terminarán en la basura.

Así, decidí dividirle a cada uno un set de lego en 24 bolsitas. Los tres (Ste incluido) reciben un set, que yo les divido (¡Créeme, cometo muchos errores!).

El chiste es que la única que no tenía legos era yo. La verdad, sí me daba un poquito de envidia.

Por el otro lado, mi madre siempre tuvo la tradición de poner un Nacimiento muy hermoso. Siempre ha sido una tradición que me ha gustado mucho.

Construir el Nacimiento fue una de las tareas que siempre me ha gustado. Mamá hasta le hace un río con un motor, hace una huerta pequeña y le coloca los helechos para hacer el bosque.

Obviamente en México las porcelanas para el Nacimiento son aún fáciles de encontrar en los mercados, aquí no he visto muchas o las tienes que hacer tú.

Lego me leyó la mente y sacó los sets de Navidad. Sólo existen uno o dos años, así que si no los compras te amolaste literalmente, y son divertidísimos de armar.

La tradición comenzó. Cada año los armamos en las noches, los domingos de adviento, sentados con ponche y galletitas. No es un nacimiento, pero es una tradición Navideña en este hogar.

Pongo unas mesas de IKEA que tengo especialmente para los legos y extiendo una ciudad.

En nuestra sala/comedor/oficina/salón de juegos/escalera… todo junto, es difícil de encontrar espacio para colocar 6 mesas juntas. Es el espacio que más repleto está en toda la casa, por donde veas hay cosas.

Sin embargo, encontramos un lugar, donde se puede apreciar y los niños puede jugar. Esa es la diferencia en comparación a los Nacimientos mexicanos, no se puede jugar con ellos. Primero por que es difícil, la mayoría están afuera en el frío o te meten una regañiza cuando lo intentas.

No creas que simplemente pongo todos los legos en la mesa y ya… la parte que me gusta más es hacer los planos de la ciudad, inventarme la montaña para santa, el desierto para el pesebre y el bosque para la casita de jengibre.

Y Pintar. Uso papel que ya había usado de un lado. Este año tuve la suerte de conseguir papel grueso, así que los colores no se absorvieron tanto.

Tengo una juguetería, una estación de bomberos, dos casitas de jengibre, una estación de tren, el taller de Santa y un mercado navideño.

Además, tenemos 3 casitas que me han regalado, normalmente los niños juegan con ellas y me las prestan en Navidad.

El pesebre es invención nuestra, bueno de Ste y los niños.

El tren simplemente le da vuelta a la ciudad. Este año tiene que estacionarse de reversa por la forma tan especial que tiene la ciudad.

Como en el Nacimiento mexicano tienes que tener mucha perspectiva para imaginarte que el desierto y el bosque están muy lejos entre ellos, el espacio es tan reducido que santa vive cerca de la ciudad, cuando en realidad tú sabes que vive en el polo Norte, ¿Verdad?

La pastorela este año es parte de la ciudad, que realmente es un desierto, bueno, lo puedes ver como tú quieras.

Este año pasaron tres cosas especiales, la verdad las luces las puse al final, el espacio era muy reducido y me cuesta siempre decidir antes el lugar de las cosas antes de ver el espacio.

La segunda cosa que pasó es que los ninjas y sus dragones decidieron moverse a vivir a la ciudad navideña, disque para protegerla.

Y la tercera es que le pedimos a los personajes de Harry Potter que ayudaran con la pastorela. Harry, Hermione y Ron son los tres reyes magos; McGonagall y Dumbledore son José y María. En las fotos no puedes ver al bebé, ¡Aún no nace!

Sígueme en Instagram @federicamiross para que veas más fotos.

Éste será el último relato de mis Proyectos Creativos.

La intención era inspirar un poco del proceso de aprendizaje de una manera sencilla para que tú pudieras inspirarte a hacer los proyectos tú misma/mismo o con tus hijos.

Sin embargo, no ha sido muy popular, así que me voy a enfocar a lo que sí parece estar gustando, mis historias y cuentos.

Tal vez, cuando tenga el ritmo ya más en forma entre mis tres trabajos, pueda explorar un poco, una nueva idea surgirá para traducir el proceso creativo o de aprendizaje en palabras de manera más atractiva.

¿Tú o alguien que tú conoces pone ciudad Navideña o Nacimiento? Recuerda compartir este relato, eso es, si te gustó.

Sígueme en Instagram, Facebook o Pinterest @federicamiross o mádame un email: federicamiross@outlook.com

Procesando…
Felicides! estás en la lista

2 comentarios

  1. Un nacimiento muy futurista pero sin duda con el toque de ¡Miross!. Aprovecho este correo para desearte la mejor de las navidades y un prospero año 2020. Mucha salud y trabajo para toda tu familia. ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .