Reusando Marcos para fotos

Hace unos 5 años remodelé la lavandería; mi intención era 1) aprender a remodelar, incluyendo manejar a una empresa de construcción (créeme no es fácil en Alemania); y, 2) aprender a poner mosaicos.

La parte de construcción lo hizo una empresa. Cuando estábamos midiendo y decidiendo qué iba dónde, le pregunté al dueño de la empresa “¿Podría yo poner los mosaicos?”, aún con la sonrisa que le quedó después de haberse reído de mí, dijo “¿Sabes cómo se hace?”, “Obviamente no”, le dije, “¿Pero podrías decirme cómo, no?”, mi voz era suave e inocente y mis pestañas se movían como las de Minnie Mouse cuando quiere algo.

Lo logré convencer.

Encontré una empresa que vende mosaicos mexicanos a unas dos horas de manejo. Así que me lancé por ellos y entre expertos en construcción, un eléctrico/plomero y yo nos echamos “la construcción”.

Se burlaron de mí varias veces y por varias cosas, entre ellas por que me negué a usar guantes 😊, la verdad es que no me molestó para nada.

Los mosaicos no me quedaron perfectamente parejitos y aún se ven los agujeros donde no puse bien la pasta, pero la lavandería quedó, pienso yo muy bonita.

Ya hablando de decoración, una de mis intenciones era ponerle unos cuadros con fotos.

Ste es el que lava en esta casa, lo confieso, ¿Qué tal que cada vez que tuviera que echar una lavadora encontrara una foto de sus hijos?, así como motivación.

Bueno, me tomó empezar un Blog para llevar acabo este último pedacito del proyecto, pero creo que va a ser una buena sorpresa.

Ahí te van mi anécdota.

Decidí hacerlo como sorpresa para Ste, que está tan acostumbrado en verme expandirme por la casa con mis proyectos, que ya ni se pregunta qué ando haciendo.

Una cosa que todos los que se han mudado con niños pequeños te pueden confirmar, es que la mudanza no toma un par de meses, sino años.

Siempre encuentras una caja que no has desempacado.

Así me pasó a mí, encontré una caja llena de marcos.

¡Qué suerte tengo!” encontré 5 marcos del mismo estilo, con el vidrio intacto (aún más increíble) y de muy buena calidad.

– Eso que ves todo manchado debajo de los cuadros es mi mantel de plástico que uso para los proyectos “sucios” –

Los cuadros tienen un color muy bonito, siempre me ha gustado mucho el color simple y la textura de la madera.

Sin embargo, no me encantó el color al ponerlo junto a los mosaicos y el cuarto mismo, que es blanco (bueno los mosaicos son blanco mexicano, según esto, realmente son amarillos, ojalá pudiera escribir una carita volteando los ojos).

Lo primero que hice fue medir cuántos cuadros podría yo usar.

Pensé primero que dos o tres son los únicos que cabrían… He aquí otra confesión, mi capacidad para medir el espacio en mi mente, es muy cercana a 0, por lo tanto, poner los cuadros físicamente y probar varias posiciones, para mí es un paso indispensable o más bien una necesitad.

Decidí que los 5 cuadros se verían muy bonitos, ahora a pintar.

Busqué entre mi colección de pinturas, descubriendo una pintura de gis (así se llaman aquí, traducida literalmente) color rojo, tipo vino.

Así que busqué un pincel gordo para quitarle el polvo, un pincel gordo para pintar, un pincel delgado por si lo necesito, guantes, un vasito para poner la pintura y un palito de paleta para removerla.

Las pinturas de gis me gustan mucho, realmente queda una superficie mate a la vista, suave al tacto y realmente la puedes aplicar sobre cualquier superficie.

Lo primero es siempre remover el polvo.

Si la superficie tiene cosas pegajosas o pintura vieja pegada, sería mejor pasarle una lija delgadita. Yo no lo necesité, los cuadros están en super buena condición.

Serví pintura en un vasito, la mezclé con un palito de paleta para que se integrara bien, y finalmente le pegué un Masking tape en una de las orillas, así poder limpiar el pincel de exceso de pintura.

Y ¡A pintar!

Pienso que quedaron super bonitos. Vamos a ver que piensas al final.

Ahora, los marcos tienen una Marie Luise que es una rareza, tiene doble papel, cosa que le da un efecto muy elegante, además de que tiene el papel de abajo retocado en un azul marino muy elegante.

La cosa es que, el azul no resalta en los mosaicos de la lavandería.

Esto es un reto, me gustan los retos, “¡Vámonos!”, diría mi Ste.

El problema: el color es azul marino oscuro, el material es un papel muy absorbente, por lo que no cualquier pintura le va a funcionar.

Las restricciones: tiene que ser en un color diferente al rojo, pero no chillón contrastante, tiene que ser un color que se acerque a los colores secundarios de los mosaicos.

Intento Número 1: Acrílico Amarillo/Naranja.

En proyectos como éste no salgo a comprar material, necesito intentar dentro de mis opciones disponibles en el taller.

Encontré un amarillo calabaza que me gustó. No sé si existe un color con esa denominación, es para que te lo imagines.

Expongo todo el material enfrente de los mosaicos, ¡Se ve bien!

Ahora es sólo pintar, ¿funcionará? Normalmente el acrílico no es un papel que entre en los poros del papel, así que tengo la esperanza de que funcione.

Eso sí, mis acrílicos están en base de agua.

Como puedes ver en esta imagen, el color no funcionó.

El papel lo absorbe y no respeta el color. Al final esta más amarillo o verdoso.

Además, me cuesta mucho trabajo mantenerme en la línea azul. Los pinceles que tengo o son muy gordos o son más bien para acuarelas que no me permiten hacer una línea recta (tengo mano temblorosa).

¿Qué otro material tengo que pueda cubrir el color azul?”

Intento Número 2: Tengo unos plumones brillantes con punta de pincel, “¿Funcionarían?

Yo los he usado sobre papel normal o papel para pintar con acuarela, pero tal vez vale la pena intentarlo.

Pinté dos colores, uno como dorado, con la esperanza que se vea más como cafecito y uno verde .

¡Sorpresa! Parece que el papel no los absorbe bien y parecen que no se ven demasiado brillantes.

 ¡A pintar!

Sí me tembló la mano, pero pienso que me quedaron bien. Desde lo lejos no se ve el temblor.

Muy bien. El paso que sigue es lavar los vidrios, tienen por lo menos diez años encerrados en una caja.

¡UY! Me acabo de encontrar con otro problemita. Uno de los cuadros no tiene colgador para la pared.

Podría comprar uno nuevo, ¿Cómo se llamará en alemán?, o…. Tengo esos cuadros a los que se les ha caído el vidrio, a lo mejor…”.

¡Qué suerte, uno de los cuadros tiene un ganchito, no es como el de los otros cuadros pero pienso que funcionará.

Ahora es buscar fotos, “¿No sería genial que Ste vea cuando lava un mensaje bonito?“, así también puedo practicar Lettering.

Puedo incluir también a mi mano derecha, la segunda ama de casa de esta casa.

Primero probar el tamaño del papel y las letras, después es buscar un papel.

Decidí usar un poco de mi papel de arroz, que Ste me regaló para Navidad (soy muy fácil de regalar, cualquier cuestión de papelería me hace muy feliz).

Ahora es entintar… el resultado, ¿Qué tal, te gusta?

Ahora es montar en la pared… voy a hacer trampa… la pared es de cemento, es la pared que da hacia afuera de la casa.

No soy muy buena haciendo hoyos, así que le voy a dar la doble sorpresa a Ste, primero los cuadros y luego la sorpresa de que debe colgarlos él.

Para efectos del Blog, los colgué con esos colgadores temporales.

El resultado final:

A veces los proyectos comienzan con ideas que se sientan a esperar en una esquina de mi mente, otras veces, cuando veo algo que puede ser modificado pienso ¿Qué puedo crear con esto?.

Ojalá tú tengas proyectos creativos, no tiene que ser algo así, puede ser simplemente la primera página de tu libreta de mate o una muñequita que quieras aprender a pintar.

Espero que te haya gustado mi relato.

ps: comprobando que no puedo imaginarme el espacio… cuando estábamos midiendo cuántos mosaicos necesitaría, Mi amigo me dijo “Vierzehn Quadrat Meter” (14 metros cuadrados)…. yo entendí “Vierzig Quadrat Meter” (40 metros cuadrados). Tengo unas 20 cajas de mosaico en blanco mexicano aún guardadas.

Recuerda de compartir este relato a tus amigos y conocidos, eso es, si te gustó.

Déjame tus comentarios, ¿Qué es lo que más te gustó?
Sígueme en Instagram, Facebook o Pinterest @federicamiross o mádame un email: federicamiross@outlook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .